Home La Ciudad Historia Historias de la Historia
PDF Imprimir E-mail
Jueves, 31 de Enero de 2008 11:21
El siglo XX, además de muchas transformaciones sufridas por la cuidad, fue un periodo bastante nutrido en conflictos sociales, los cuales estuvieron fundamentados, inicialmente, en la tenencia de la tierra, posteriormente fortalecidos por la contienda partidista y a continuación con la violencia endémica.  Durante el siglo XIX el Estado vendió y otorgó tierras baldías sin prever que muchas de ellas ya tenían dueños de hecho, se trataba de mestizos, indios y blancos pobres que el poder colonial no había controlado y que buscaban subsistir con lo obtenido en aquellos terrenos.
 
PDF Imprimir E-mail
Jueves, 31 de Enero de 2008 11:19
Las comunidades indígenas tenían un especial interés por su entorno natural, debido a que de el vivían y porque le suministraba gran parte de su espiritualidad.  La llegada de nuevos hombres ajenos a esa realidad y luego la modernidad perjudicaron la magia que poseía la naturaleza, sin contar la destrucción constante de los ecosistemas.
 
Nuestro Arte Rupestre PDF Imprimir E-mail
Jueves, 31 de Enero de 2008 11:18
{mosimage}Las manifestaciones artísticas son tan antiguas como la misma humanidad y nuestros ancestros, los Sutagaos, no fueron la excepción, a pesar de que durante muchos años nada se supiera de ellos, a no ser por algunas interpretaciones distorsionadas y fuera de contexto, donde los autores, alejados de todo método histórico leían y aceptaban lo que decían los cronistas al pie de la letra, tildando al mencionado grupo indígena como asesinos, homosexuales o hechiceros.
 
Altagracia: La primera ciudad de blancos PDF Imprimir E-mail
Jueves, 17 de Enero de 2008 15:53

Cuando nos iniciábamos en las primeras letras en el Colegio Ricaurte por allá en los años 50 contamos con don  Joaquín Peña nuestro profesor de  Historia quién dedicó su vida a la enseñanza de juventudes y quién inculcó a todos sus alumnos este amor por el terruño de Fusagasuga, contándonos historias recogidas a lo largo de su experiencia, editadas en un pequeño libro que era obligatorio para los alumnos Ricaurtinos de la época  “Historia y Geografía de Fusagasuga”  modelo hoy para muchos de quienes han dedicado su vida a escudriñar el pasado de nuestra tierra grata. Dentro de ese cúmulo de enseñanzas y experiencias quedó el recuerdo de la narración de poblaciones de origen indígena como DOA en la desembocadura del Río Cuja al Río Sumapaz en el Boquerón, Pasca, Tibacuy, Usatama (hoy vereda de Fusagasuga) de donde se llevó la imagen de Nuestra Señora de Belén cuando esta población desapareció y otras sobre las márgenes del río Sumapaz que igualmente desaparecieron con el tiempo en razón al obligado desplazamiento de los indígenas a Pasca a finales del siglo 18.

Dentro de estas poblaciones siempre ha sido causa de intriga histórica la población de Altagracia existente en la confluencia de los ríos Guavio y Batán, guarnición militar según Guillermo González construida como asentamiento de blancos para la defensa de ataques de los indígenas a la muy señorial Santa fe de Bogotá; pero buscando un poco más dentro de las investigaciones  realizadas en la época de existencia de AUDEF (años sesenta del siglo pasado) por sus integrantes encontramos en una de las publicaciones de la Academia de Historia Colombiana la siguiente cita sobre la existencia de Nuestra Señora de Altagracia del Sumapaz:

“ En el valle de los Sutagaos existió hasto los años 1.700 una ciudad de gran actividad a la vera del camino que llevaba al rio Magadalena, asentamiento de blancos, con escudo de armas otorgado por la corona Real Española, que rivalizaba con Santa fe de Bogotá, lo cual a ésta última molestaba en forma suprema al Señor presidente don Melchor de Liñan; para acabar con la ciudad, no encontró una forma más cruel y despiadada que convertirla  en el lupanar de Santa fe de Bogotá deportando para Altagracia a todas las prostitutas de la ciudad.

Sus gentes honestas, trabajadoras (Su fuerte relacionado con la industria del Batán, tejidos en lana, posiblemente dio nombre al río del mismo nombre)  y cristianas emigraron para fundar nuevos pueblos como Icononzo, Melgar, El Carmen y Cunday” . 

Como podemos encontrar y esperamos nuestro historiador de cabecera Raul Martínez Cleves a quién le envía un saludo especial el profesor Fabio Zambrano de la Universidad Nacional con quien tuvimos un agradable encuentro la semana anterior, para que nos ilustre en detalle y nos cuente mucho más sobre esta población de la que aun perduran sus ruinas en un sitio muy cercano a la vecina Arbeláez.

 
Puentes naturales de Icononzo PDF Imprimir E-mail
Martes, 15 de Enero de 2008 18:42

El espectáculo de los valles, conmueve la imaginacion del viajero europeo, mas que ninguna otra escena de las varias y majestuosas que ofrecen las Cordilleras. Unicamente colocado en esas llanuras que se prolongan desde las costas hasta el pié de la cadena central, puede apercibirse, por completo, la enorme altura de las montañas. Las mesetas que rodean á las cimas cubiertas de nieves perpétuas, miden en su mayor parte 2,500 á 3,000 metros de elevacion sobre el nivel del Oceano; circunstancia que disminuye, hasta cierto punto, la impresion de grandeza que producen las colosales masas del Chimborazo, Cotopaxi y Antisana, vistas desde las mesetas de Riobamba y Quito. Mas no acontece lo mismo respecto de los valles; mas profundos y estrechos que los Pirineos y los Alpes, los de las Cordilleras se presentan como sitios salvajes á propósito para causar admiracion y aun espanto. El Vesubio y el Puy-de-Dôme no traspasarian las montañas vecinas, segun es de grande la profundidad de aquellas grietas adornadas en el fondo y en los bordes, de vigorosa vegetacion. Ramond ha dado á conocer el valle de Ordesa, que viene del Mont-Perdu y cuenta 900 metros de profundidad, con sus interesantes viajes. Al atravesar los Andes, segun se va de Pasto á la Villa de Ibarra, y bajando de Loja á las orillas del rio Amazonas, hemos pasado, Bonpland y yo, las famosas quebradas de Chota y Cutaco que respectivamente tienen 1,500 y 1,300 metros de profundidad perpendicular. Puede formarse idea de la grandeza de estos fenómenos geológicos, observando que el punto mas hondo de estos valles, solo es inferior á la elevacion del San Gotardo y Mont—Cenis, sobre el nivel de las aguas del mar, en una cuarta parte.

El de Icononzo ó Pandi, aun es mas notable que por sus dimensiones, por la extraordinaria forma de sus rocas que parecen talladas de mano humana. Lo árido y pelado de sus cimas, contrasta pintorescamente con la abundante vegetacion de los bordes de la quebrada, y hay un pequeño torrente que se abre camino por este valle de Icononzo, al que llaman Rio de la Suma Paz, y desciende de la cadena oriental de los Andes, que en el Reino de Nueva Granada separa la cuenca del Magdalena de las vastas llanuras del Mata, Guaviaro y Orinoco. Encajado, por decirlo asi, en un lecho casi inaccesible, no podria franquearse este torrente á no ser con grandes dificultades, si la naturaleza misma no hubiera formado dos puentes de rocas que se miran en el pais como la cosa mas digna de la atencion de los viajeros. En el mes de setiembre de 1801, yendo de Santa-Fé de Bogotá á Popayan y Quito, pasamos por los puentes naturales de Icononzo.

Este nombre de Icononzo es el de una antigua ciudad de los Muyscas, situada al Mediodia del valle, de la cual únicamente restan algunas cabañas esparcidas; presentándose hoy como el lugar habitado mas próximo de tan notable sitio la aldea de Pandi ó Mercadillo, á un cuarto de legua de distancia hacia el Nordeste. El camino de Santa­Fé á Fusagasuga (lat. 4.° 20’21” Norte, long. 5071 14”) y de allí á Pandi, se considera uno de los mas difíciles y menos frecuentados de las Cordilleras, y preciso es hallarse apasionado de las bellezas naturales, para no preferir la via ordinaria que desde la meseta de Bogotá conduce al Rio Magdalena por la Mesa Juan Diaz  á la peligrosa bajada del Páramo de San Fortunato y montañas de Fusagasuga, hácia el puente natural de Icononzo.

La profunda grieta por que se precipita el torrente de la Suma Paz, ocupa el centro del Valle de Pandi y conserva, cerca del puente y por mas de 4,000 metros de longitud, la direcion Este-Oeste. Forma el Rio dos hermosas cascadas, una en el punto por donde entra en la quebrada al Oeste de Doa, y la otra allí por donde sale, bajando hácia Melgar. La grieta, que es probable se haya producido por algun terremoto, se asemeja á un enorme filon trabajado por los mineros. Las montañas de alrededor son de asperon de cimento arcilloso; formacion que descansa en los esquistos primitivos (thonschiefer) de Villeta, y se extiende desde la montaña de sal gemma de Zipaquira hasta la cuenca del Rio Magdalena, conteniendo tambien las capas de carbon de piedra de Canoas ó Chipa que se explotan junto al gran salto de Tequendama.

El asperon del valle de Icononzo se compone de dos rocas diversas: una muy compacta y cuarzosa, de cimento poco abundante y que apenas presenta fisuras de estratificacion, descansa en otra pizarrosa (sandsteinschiefer) de grano finísimo dividida en infinitas capas muy delgadas y casi horizontales. Sospéchase que el banco compacto y cuarzoso, desde la formacion de la quebrada, resistió la fuerza que ha roto la montaña, y que su continuacion no interrumpida es la que sirve de puente para atravesar de un lado á otro del valle. Tiene este arco natural 14 metros y medio de longitud por 12m,7 de ancho, siendo de 2m,4, su espesor en el centro. El puente superior sobre el nivel de las aguas del torrente mide 97 m,7, segun experimentos hechos con sumo cuidado sobre la caida de los cuerpos y empleando un cronómetro de Berthoud. Don Jorge Lozano, persona muy ilustrada, propietario de una hermosa posesion en el Valle de Fusagasuga, habia calculado esta altura antes que nosotros con una sonda, encontrando 112 varas (93m,4); la profundidad del torrente parece de 6 metros en las aguas medias. Para seguridad de los pocos viajeros que se aventuran á visitar este pais desierto, han construido los Indios de Pandi una pequeña balaustrada de cañas que se prolonga hácia el camino que lleva al puente superior.

Existe un segundo puente á 19 metros y medio por bajo del primero y al cual se llega por un estrecho sendero del borde de la quebrada. Tres enormes masas de rocas mútuamente se sostienen formando la del medio la llave de la bóveda; y este accidente ha podido engendrar en los indígenas la idea de las construcciones de figura de arco que desconocian los pueblos del Nuevo Mundo, como los antiguos habitantes de Egipto. No decidiré aquí si estos trozos de roca han sido lanzados de lejos, ó son fragmentos de un arco destruido, y semejante originariamente al puente natural superior. Hace probable esta última suposicion un accidente análogo que se observa en el Coliseo de Roma, donde se ve una bóveda formada al acaso por multitud de piedras que se detuvieron al caer de un muro medio derruido.

En el centro del segundo puente de Icononzo hay un agujero de mas de 8 metros cuadrados que permite divisar el fondo del abismo; en él hicimos nuestros experimentos sobre la caída de los cuerpos. El torrente corre, al parecer, por una caverna oscura, y el lúgubre ruido que se percibe se debe á infinidad de pájaros nocturnos que pueblan las grietas, que á simple vista pueden tomarse por los murciélagos de gigantesca talla tan comunes en las regiones equinocciales, muchos de los cuales se ciernen sobre el agua.

Aseguran los Indios que estos pájaros tienen el grosor de una gallina, ojo de buho y el pico encorvado. Llámanles cacas y el uniforme color de su plumaje, gris oscuro, me induce á pensar que no corresponden al género caprimul g us cuyas especies son tan variadas en las Cordilleras. La profundidad del valle hace que no se puedan coger, y se las examina arrojando cohetes en las grietas para iluminar las paredes.

Mide el puente natural de Icononzo 893 metros sobre el nivel del Océano. En las montañas de la Virginia, condado de Rock Bridge, se observa un fenómeno semejante al puente superior que acabamos de describir, cuidadosamente, estudiado por el dixtinguido naturalista Jefferson (1) . El Ce dar Creek, de Virginia, es un arco calizo de 27 metros de abertura y de 70 de elevacion sobre las aguas del Rio. El puente de tierra (Rumichaca) que vimos en la pendiente de las montañas porfídicas de Chumbam, en la provincia de los Pastos, el de la Madre de Dios, llamado Danto próximo á Totonilco en Méjico, la roca de las cercanías de Grandola en la provincia de Alentejo en Portugal, son fenómenos semejantes al de Icononzo, por mas que sea dudoso haya podido encontrarse en parte alguna del globo, accidente tan extraordinario como el que presentan las tres masas de roca que se sostienen allí mútuamente formando la bóveda natural de que hemos tratado.

Titulo: Sitios de las cordilleras y monumentos de los pueblos indígenas de América
Edición original: Madrid, Gaspar, 1878
Autor: de Humboldt Alejandro
Notas: Libro del naturalista y geográfo alemán Alexander von Humboldt. Se reúne cuanto se relaciona con el origen y primeros progresos de las artes en los pueblos indígenas de América. 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>

Página 3 de 6
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga