PDF Imprimir E-mail
Martes, 30 de Junio de 2009 12:38

Hoy en la Historia - Julio 1 de 1994

El cadáver de Manuel Humberto Cárdenas Vélez, alcalde de Fusagasugá, fue encontrado ayer en la madrugada en una loma desolada de la vereda el Peñón de Sibaté (Cundinamarca). Había sido secuestrado el martes pasado por las Farc, al parecer accidentalmente, en el Alto de las Rosas, en la vía Silvania- Fusagasugá. El cuerpo de Cárdenas Vélez fue hallado en la vereda el Peñón, a veinte minutos de la vía Sibaté-Fusagasugá, entrando por una carretera destapada, cien metros después del peaje de San Miguel. Barbado y con una cuerda delgada atada al cuello, Cárdenas Vélez fue encontrado en una loma en la finca de Goyo Mayorga, al frente de uno de los tantos cultivos de papa de la zona. Tres montañas más adelante, dijo uno de los pocos campesinos encontrados en el sector, se llega a Usme.

Versiones extraoficiales señalan que la muerte del Alcalde se produjo el martes por la tarde, unas horas después del secuestro, y que su cuerpo tenía cerca de cinco disparos.

El alcalde Cárdenas cumplía ayer 31 años y el primero del mes pasado completó dos al frente de la administración de Fusagasugá en la provincia del Sumapaz. Era el mayor de cinco hermanos del matrimonio de Marina Vélez con Pedro Cárdenas.

Había sido condecorado en dos ocasiones por el Ejército y la Policía, como reconocimiento a su labor frente a los problemas de orden público. Sin embargo, según algunos habitantes, últimamente se veía muy tranquilo y no le gustaba andar con escoltas.

El funeral del dirigente liberal galanista será mañana hacia el mediodía en el cementerio de Fusagasugá, luego de su velación en la iglesia de Nuestra Señora de Belén y de una misa en el parque principal. La administración local, dirigida por el secretario de Gobierno, Ever Fernando Rodríguez, decretó dos días de duelo.

Cárdenas, quien tenía una gran afición por los caballos de paso, hizo la primaria y bachillerato en el Colegio Ricaurte, derecho en la Universidad Santo Tomás y un posgrado de ciencias políticas en la Universidad Javeriana. Entre los cargos desempeñados en Fusagasugá, su pueblo natal, había sido personero, contralor y secretario de gobierno.

Versiones de los campesinos de la zona señalan que a las 6:30 de la mañana un tractorista reportó la existencia del cuerpo, noticia que llegó a la Alcaldía de Sibaté.

Unidades de la Fiscalía y miembros de la Escuela de Policía Gonzalo Jiménez de Quesada se desplazaron a lugar para realizar el levantamiento del cadáver, que culminó a la 1:30 de la tarde de ayer. Miembros de la fuerza pública que llegaron al lugar afirmaron que en la mañana la Policía había recibido una llamada donde decían que iban a entregar el cadáver del Alcalde.

Una tía paterna y un primo de Cárdenas, quienes llegaron al lugar, aseguraron que en ningún momento los guerrilleros solicitaron dinero a cambio de su liberación.

La señora había hablado por última vez con su sobrino el martes pasado, cuando Cárdenas Vélez realizaba unas vueltas oficiales en Bogotá. En esa ocasión, le dijo por teléfono que no se podía demorar en la capital.

A su regreso, hacia la 1:30 de la tarde, fue secuestrado por un grupo de hombres del frente Juan de la Cruz Varela de las Farc, quienes acababan de robar 190 millones de pesos a un carro de valores de la empresa Atlas en la vía a Fusagasugá. Se desconoce si el secuestro fue un hecho fortuito o planeado.

Mientras en el sitio Patio Bonito, en la vereda el Peñón, los familiares esperaban a las 2:00 de la tarde en medio de la neblina el carro de la Fiscalía con el cadáver; en la plaza principal de Fusagasugá se realizaba una misa campal para pedir por la vida del funcionario.

Sin embargo, en la misma ceremonia el obispo de Girardot, monseñor Jorge Ardila Serrano, anunció que el Alcalde había sido asesinado. Al oficio asistieron el gobernador de Cundinamarca, Manuel Guillermo Infante Braiman; varios representantes de la Asamblea y cientos de fusagasugueños, quienes se resistían a creer la mala noticia.

Uno los parientes de la víctima culpó al enorme operativo montado por la fuerza pública, desde el momento del secuestro. Fue tanto el despliegue, que los guerrilleros se sintieron acorralados y lo mataron. Pasó lo mismo que con Diana Turbay , decía.

La tía que reconoció el cadáver de Cárdenas, luego del levantamiento, dijo que era un muchacho sano, que había gozado de un liderazgo en la población. Llegó a la gente solucionándoles sus necesidades básicas, les llevó vías, educación... , pero su vida se truncó en primavera .Fuente: El tiempo

Leer sobre la vida y obra de "Manolo"

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga