PDF Imprimir E-mail
Sábado, 24 de Noviembre de 2007 19:14

Ante la existencia de pequeñas sillas, especialmente en la zona del Sumapaz, y las evidencias en petroglifos y enterramientos en donde se han encontrado pequeños cuerpos, bien formados, Gilda Mora, una colaboradora de este sitio, ha venido realizando estudios sobre el tema, aquí le presetnamos una entrega de su trabajo.

Denunciado por mi a las autoridades Colombianas en el año de 1999, junto a la existencia de la cultura e imperio Omegua y su relación con los pueblos Sutagaos.

Para conocer del contenido y saqueo de los Hipogeos (en la conquista) donde reposaban los pequeños esqueletos y que fueron la inquietud de mi búsqueda en 1985-1987, pueden ver el Link que se encuentra al final de este artí­culo.

Apartes de la denuncia al Estado en el año 1999

... Más histórico aun serí­a el hallazgo de restos de muchí­simo menor tamaño que el humano corriente, lo que también afirman las crónicas, si esto se comprueba serí­a una alteración genética altamente importante. La respuesta se encuentra dentro de los Hipogeos Sutagao. La espiritualidad de este pueblo y su regencia; queda manifiesta en Fernández Piedrahita cuando dice:

... las yerbas venenosas de que abundan y de que se valí­an para matar a los que se les antojaba, con pacto tan especial del demonio, que haciendo una raya con el veneno en algún camino, morí­a solamente el que querí­an, aunque otros muchos con él lo atravesasen. ...á los Sumapaces, Doas (Neyvas) y Cundayes, dominaron más con el espanto de sus hechizos y yerbas, que con el valor de sus armas.

Muchos de los escritos sobre los Panches, se refieren a los Sutagaos que se tení­an como una misma Nación. Los españoles desconocieron la existencia del pueblo Sutagao hasta 1688 cuando es publicada la obra del Obispo Lucas Fernández Piedrahita, este autor pudo conocer de la existencia de esta cultura y su calidad como Nación regente cuando rectoraba la provincia de Fusagasugá en la parte espiritual...

pueden constatar las medidas de estos diminutos tronitos (menos de 50 centí­metros de alto y 30 ancho y profundidad) en la imagen siguiente, estas fotografí­as no fueron parte del documento pues son descubrimientos posteriores a mi denuncia

Continúa el Documento:

...El tamaño de estos tronitos no guarda proporción con el cuerpo humano normal, ni siquiera el de un infante, el asiento que tiene el museo nacional es el de mayor tamaño de los asientos o tronitos que yo conozco, aunque su construcción no es propiamente Sutagao, si pertenece a culturas Tolima y su uso no era soportar una momia de lengua Chibcha.

Estos asientos estaban destinados a los "diablos" que cohabitaban con los Sutagaos como se establece en la indagatoria abajo transcrita y seguramente todas las culturas colindantes y familiares a estos, también los reverenciaban y les construí­an los mismos artí­culos para su descanso, acordes a su tamaño.

Simón pagina 302 tomo 5...El año de mil y seiscientos y tres, en un pueblo llamado Ví­a, a legua y media de la ciudad (Mariquita) ...se le apareció el demonio en figura humana a una india llamada Inés......le vino a pedir el demonio.. una hija ladina que tenia de hasta quince o diez y seis años para que fuera su mujer y anduviera en su compañí­a, como lo hizo y cohabitó con ella, trayendo la china a cuestas al demonio más de tres meses de pueblo en pueblo...hasta que le vinieron ha hacer un bohí­o retirado entre unos guaduales, donde se juntaban muchos de noche y les predicaba y decí­a que él era su dios .......y que se llamaba Nabsacadas, que quiere decir en su lengua estrella caí­da,.. .Predicables que lo mismo era lavar sus hijos en la quebrada, que echarles agua el padre de la doctrina, y que no se confesasen con él, pues sólo lo hací­a por saber sus pecados, y que, pues era hombre como ellos, cómo se los podí­a perdonar, que si querí­an que muriesen todos los españoles, les hurtasen los frenos de los caballos y durmiesen tal noche, que él señaló, dos indios en cada aposento de sus amos los españoles, y que él se pondrí­a en la plaza y dando un silbo que lo oirí­an todos, matasen a sus amos. Alcanzó esto a saber un padre de nuestra religión, que era su doctrinero, llamado Fray Baltasar de Zamora, antes que llegara el dí­a del silbo y concierto. Y habiendo con azotes sacado la verdad del cacique porque de otra suerte no pudo. hizo que lo guiase al bohí­o donde les predicaba el demonio.....antes que entraran fingió que caí­a el cacique y dio un grito, en que conoció el padre que les avisaba... entraron dentro, que si no llevara el padre tan buen celo, era más que temeridad meterse entre tantos bárbaros como halló allí­, y una sillita a su modo muy pintada sobre una estera que también lo estaba, donde se sentaba el demonio a predicarles y a recibir lo que le ofrecí­an

El gran historiador Juan Fride en su compendio sobre la rebelión Quimbaya de 1557 hace una muy completa defensa sobre la calidad espiritual y la cosmogoní­a de los Panches, él encuentra necesario transcribir completa la indagatoria rendida por el indio Alonsico, En la indagatoria transcrita por Juan Fride y que es un documento judicial histórico ajeno a las crónicas e interpretaciones personales de los autores. En esta indagatoria este pequeño ser si fue visto y descrito por testigos presénciales recubierto su cuerpo de oro, la cantidad de tronitos encontrados dentro de los Hipogeos me da la confianza para afirmar que los Panches de esta rebelión fueron los Sutagaos y con ellos se encontraba el padre de este ser, en la ultima parte del capí­tulo los Hipogeos y su contenido, existe una adicional inquietud.....

... Lo escrito por los cronistas estaba celosamente vigilado por diferentes instituciones, entre ellas el Santo Oficio de la Inquisición, los temas que trataran contra la fe, como la existencia de seres que no guardaran la proporción y la semejanza del hombre creado por dios a su imagen, debí­an estar muy bien sustentados y probados, en la relación de las crónicas sobre estos seres que he trascrito aparecen claramente establecidos los medios probatorios del suceso mencionado.

... En las respuestas de Alonsico el personaje es similar al que describe Simón, sobre el que encabeza la pretendida rebelión de los indí­genas vecinos a la población de Mariquita en el año de 1603, lo describe materializado, con pasiones mundanas y sin mas fuerza que sus palabras, incluso con temor pues escapo a la llegada del doctrinero y soldados que lo acompañaron a aprisionarlo

En la crónica de Fray Pedro Simón transcrita, el pequeño ser encarna al demonio, pero ese pequeño tamaño que se le atribuye, no estarí­a de acuerdo con la dimensión del ángel del mal, que enseña la iglesia y ofusca las almas católicas, produce risa más que temor, un pequeño ser adulto, llevado a cuestas por una adolescente, o un guerrero como es el caso de la versión que presenta Fride independiente a este cronista.....

Hasta aquí­ es el aparte que dejo a ustedes de lo enviado a mi gobierno sobre los pequeños seres que encontramos referenciados por los cronistas del Paraguay, la Argentina, Chile y Perú, en asociación en todos los casos con las tribus Tupi Guaraní­, que encuentran en el artí­culo anterior: Cráneos Pequeños

Continuemos con los Sutagaos:

Tronito del Museo del Oro

La Arqueologí­a referencia estos tronitos que están apareciendo en los últimos años como destinados a acomodar en ellos restos de difuntos, pero ¿Cuales difuntos? ¿De que tamaño? Las medidas de estos tronitos me llevaron en 1999 a usarlos como probatorio de mi denuncia,  dije en ese entonces. "El tamaño de estos tronitos no guarda proporción con el cuerpo humano normal, ni siquiera el de un infante" y digo ahora, ¿Por qué no se publica sobre los restos que se encuentran sobre ellos? la respuesta puede ser la misma razón que encuentran en las páginas anteriores de este menú y desgraciadamente la verdad nos siga oculta como acontece con la raza viva y con los cráneos gigantes.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga