Home La Piedra del Santuario
La Piedra del Santuario PDF Imprimir E-mail
Sábado, 26 de Abril de 2008 11:31
El mes de diciembre lleno de estrellas, de luceros y de la alegría por la llegada del niño Dios, para nuestros abuelos era tiempo de paz y tranquilidad especialmente porque habían pasado por la dura prueba de la guerra de los mil días donde se habían perdido valiosas vidas como hermanos padres y parientes y sus pequeñas parcelas fueron escenario de las cruentas batallas del Novillero y el Cucharal. (tierras  que pertenecieron  a la familia Caballero hasta la década de los años sesenta y que pasaron a los arrendatarios gracias a la reforma agraria auspiciada por el Presidente Lleras Restrepo.

Contaba en vida el Tío Luis Martínez la siguiente historia:

Era la noche del 7 de diciembre de una año cualquiera delos años de la década diez del siglo pasado que una campesina que tenía puesto en  la plaza de mercado iba para su casa acompañada de su pequeña hija y en una completa borrachera.

Al caer la anciana la niña no pudo levantarla y ya cerca de la media noche dirigió la infanta su mirada hacia una gran roca que existía a la vera del camino que conduce a la vereda del cucharal, cerca de un nacedero de agua que aún subsiste y donde hasta no hace muchos años existían los vestigios de plantas y restos de una gran vivienda destruida por la roca en mención...... al fijar la vista la niña vio como la piedra se abría y mostraba en su interior la celebración de una fastuosa fiesta, con orquesta, bellas mujeres, mucha comida y licor, pudo ser un espejismo, una aparición, pero la tradición cuenta igualmente que no sólo la niña pudo maravillarse de lo allí ocurrido porque en la noche de la fiesta de la Inmaculada o de las velitas eran vistos cuadros de esplendor y dicha por las personas naturales y sencillas como la niña de la historia.

Contaban los abuelos que en aquel lugar hasta principios del siglo pasado existía una preciosa hacienda y que precisamente en la Noche anterior a la fecha de la celebración de la Fiesta de la inmaculada la gran roca puesta sobre la ladera de Loma Linda (así le llaman hoy) rodó destruyendo a su paso la gran casa y matando a las personas que en ella se encontraban celebrando otras de sus fastuosas fiestas.

Corolario:

No hace muchos años algunos vecinos de Fusagasuga entre ellos el Joyero Bernardo Ramírez (QEPD) atraídos por la historia dinamitaron la roca (por comprobar) que encontraron grandes riquezas representadas en oro y joyas.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga