Home Travesia
Travesia PDF Imprimir E-mail
Martes, 15 de Enero de 2008 18:04

Zipaquirá, 5 de julio de 1868

Debo ponerme ahora a escribir esta carta, pues tenemos planeada una gran excursión y tal vez después no encuentre ninguna ocasión para enviar a tiempo cartas a Bogotá. Hemos abandonado esta vez a Bogotá en dirección norte y tenemos la intención de visitar la herrería de Pacho y las minas de esmeraldas de Muzo, así como otros lugares de interés. La excursión tomará entre 14 y 17 días. La mina de sal de Zipaquirá la visitamos ayer. Es ella un yacimiento de sal muy singular y de gran importancia para Colombia. El material extraído es cargado sobre mulas y transportado muy frecuentemente hasta el más apartado rincón de la república. Para el gobierno, las minas de sal, al lado de las aduanas, constituyen la mayor fuente de ingresos. Antes de emprender este tour, hicimos otro en dirección del puente natural de Pandi y hacia Fusagasugá. Para llegar allí, escogimos no la ruta convencional, sino una más interesante, pero también mucho más penosa. Tuvimos que ascender por una cadena montañosa y, desafortunadamente, el tiempo no fue el más favorable.

Por tramos llovía a cántaros. Del estado de lo que aquí llaman caminos, apenas es posible hacerse una idea. En medio de pantanos espesos, que pisan siempre las mulas, se originan zanjas permanentes, que son con frecuencia tan profundas, que las mulas tocan con la nariz las calzadas. No es raro encontrarse durante muchas horas con un camino en estas condiciones. Mas los animales se comportan admirablemente. La mula que me reservo para todos los caminos, la he comprado y estoy muy satisfecho con la adquisición. El precio fue razonable: 360 francos. El doctor Reiss compró una bestia elegante, pero rinde hasta ahora igual que la mía. De todas maneras, tenemos que adquirir para el viaje al Cauca dos bestias de montar más. El peso que hacen las mulas al viajero es muy grande. Cuando por la tarde se llega al lugar de dormir, lo más importante es procurar alimentarlas, lo que frecuentemente es de suma dificultad. Aquí se suelen tener los animales en pastizales que están cercados pero no ofrecen ninguna seguridad contra los ladrones. Además son estos potreros tan grandes, que al otro día se pierden algunas horas antes de lograr enlazarlas.

El puente natural de Pandi cubre, como una bóveda, un precipicio estrecho y profundo, de más de 400 metros, en medio del cual corre el río Sumapaz. El puente está formado de manera que las rocas desmoronadas que yacen abajo fueron desbastadas por el agua a través de los tiempos, mientras que la roca firme de la que surge ofrecia una fuerte resistencia. El puente pertenece a los leones de la comarca, y ya por esta debe visitarse. La región en la cual se encuentra esta atracción es verdaderamente hermosa. Colombia entera es, en realidad, una Suiza en una medida tres veces más grande. No se puede afirmar lo mismo del hotel.

Fusagasugá es la Baden-Baden de Bogotá. Los bogotanos de recursos suelen trasladarse hasta allí en junio y julio algunas semanas, para tomar aire más caliente y huir del paramito (de la lluvia con neblina). Que la gente alquile una casa en Fusagasugá y algunos de los más necesarios objetos sean transportados hasta allí, es lo más importante y entretenido de todo el asunto, pues el sitio no ofrece absolutamente nada. De las casas, tal vez unas cinco o seis estén limpias; las otras están más cerca de nuestra idea de una cabaña de barro. La posición del sitio en una planicie que comprende muchas millas valle abajo y que está encerrado por altas montañas cubiertas de bosques, es sumamente impresionante. Desde Bogotá se puede llegar Fusagasugá en un día; el viaje a caballo es, sin duda, pesado.

En Bogotá, en estos momentos, se compra en grandes cantidades todo el cambio de moneda europea, porque el gobierno pagó algunas de sus deudas.

Hoy por la tarde (7 de julio) hemos llegado a Pacho, y envío esta carta a Bogotá con un inglés que nos acompañó hasta aquí.

oletín Cultural y Bibliográfico. Número 35. Volumen XXXI - 1994- editado en 1995

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga