PDF Imprimir E-mail
Martes, 15 de Enero de 2008 17:10

COMO yo salía siempre á la calle con la esperanza de divisar la cara luz de mis ojos y la causa de mis tormentos, en una de aquellas hermosas y frescas mañanas me sacó de mi arrobamiento el ruido de una cabalgata. Oigo resonar en el empedrado las herraduras de caballos, y diviso á mí amada en un bellísimo corcel, que, cual fugitiva amazona, salía de  su casa en compañía de otras jóvenes y de algunos caballeros. Entre és­tos iba á su lado el jóven comerciante vecino de mi acudiente.

Iban á pasar aguinaldos á Fusagasugá, á la linda población de Fusagasugá. Mi pecho se llenó de celos y de envidia al contemplar aquellos jóvenes, aquellos mortales felices que iban en su adorable compañía. Al punto formó una valiente resolución. «Yo también iré á Fusagasugá, y allí la veré, y tal vez la podré decir que la adoro y que moriré si no me ama.»

Vuelo al punto en busca de uno de mis mejores amigos y de mi confianza, y sin revelarle el verdadero motivo de mi excursión, lo comprometo á que sea mi compañero. Al día siguiente, lleno de las más lisonjeras esperanzas, salgo en compañía de mi amigo, y juntos galopábamos, guiados por distintos motivos; él por ir á divertirse, y yo por llegar á la resolución del enigma de mi existencia. Para el estado en que yo me hallaba, no podía menos este viaje que serme muy saludable.

El aspecto de la hermosa campiña y de las frondosas y enma­rañadas selvas, de las puras y cristalinas aguas, la vista de las bellas casas de campo y de las flores, me distraían algun tanto de mi fijo pensamiento. Yo juzgaba que ella habría pasado por estos mismos sitios; que sus ojos se habrían detenido en aquellos bosques y en aquellos riachuelos; ella ha embellecido con su presencia la humilde choza del labriego, y yo voy á verla y á morir de amor á sus delicadas plantas...

Al día siguiente llegamos á Fusagasugá, linda población si­tuada en un risueño valle, encajado y como perdido entre los nudos de la cordillera; caserío pintoresco reclinado al pié de las verdes colinas, sembradas de platanares y de naranjos, mecidos por las frescas brisas de los bosques vecinos, dotado de un delicioso clima y de suavísimos y agradables baños. Sí, era allí en aquella mansión oriental donde, entre la fragancia de los naranjos y jazmines, y á la sombra de sus árboles, quería dar pábulo al fuego devorador que me consumía, y entregarme sin reserva al torrente de mi encantado idilio.

Fusagasugá presentaba en aquellos días un aspecto encantador. Numerosas familias ricas, de lo mejor de la capital y de las más acomodadas de la Sabana, habían fijado allí su residencia temporal, tanto para gozar de la suavidad del clima y aliviar sus males tomando diariamente un delicioso baño, como por procurar al ánimo algunos intervalos de descanso y de solaz, alejándolo cuanto es posible de los cuidados que traen de suyo los negocios y la política. Una dulce expansión, un generoso abandono parecían querer hacer derogar los fueros de la riqueza del orgullo. El rico era allí tratable y comunicativo, y no se desdeñaba de hablar con dulzura á los que consideraba inferiores y pequeños. El cachaco había dejado su petulancia y orgullo y jugaba al billar con el jóven calentano hijo del lugar, ó marchaba gozoso en la bulliciosa cohorte de sus amigos á tomar sin ceremonia un refrigerante baño.

Lindas señoritas embellecían y encantaban aquel nuevo Edén: vestidas de muselina ó trajes muy vaporosos y ligeros, con sombreros de paja de Italia ó del país, adornados con anchas y vistosas cintas y sus lujosas sombrillas, recorrían las colinas de la verde hierba ó se sentaban al pié de los naranjos y chirimoyos, aumentando el esplendor de aquel florido y fragante pensil. Cuando el astro del día apagaba sus fuegos y se escondía detrás de las crestas de los montes, el aura fresca de la noche acariciaba el ameno valle. Fusagasugá se embriagaba con una encantadora armonía, y los preludios de las bandolas y guitarras... la dulzura de las voces entonando canciones y aires populares anunciaban el principio de los alegres bailes y de las veladas en tertulias familiares.

Ficha bibliográfica
Titulo: El sereno de Bogotá: Novela histórica
Autor: Neira José Ignacio
Edición original: Bogotá, Imprenta de la Nacion. 1867
Notas: Novela histórica del escritor José Ignacio Neira, que habla de los serenos, personajes muy importantes en la vida bogotana del siglo XIX.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga