Home Casonas Quinta Coburgo
Quinta Coburgo PDF Imprimir E-mail
Sábado, 12 de Enero de 2008 18:49

Quinta de Coburgo - Fusagasugá

Era la más preciosa por su arquitectura de estilo francés del 900 combinada con interiores solariegos a lo colonial, y como tal fue representativa de Fusagasugá, lo que puede comprobarse en libros de viajes y geografías. Y tambièn por su valor tradicional.

Medardo Rivas en su libro "Los Trabajadores de Tierra Caliente", escrito a finales del siglo XIX, dice que era "un soberbio palacio transportado de Alemania a Colombia, con cármenes arábigos, balcones extensos, grandes salones y espaciosos departamentos. Hay allí un lago como los de Versalles y un baño oriental; y este palacio está colocado en un delicioso jardín, donde hay las flores de todos los países y de todos los temperamentos; flores que alegran la vista y embalsaman el aire. Estar allí es vivir entre deleites, gozar de la existencia, y soñar con el amor y la poesía".

El padre Julio Sabogal en su Monografía dice: “Sus magnolios y azaleas fueron traídas y cultivadas por el poeta José Asunción Silva. Los mandarinos, naranjos de otras clases y abundancia de otros árboles frutales, cobijan con sus ramas las torrecillas de artísticos y bien construídos kioscos”.

A todo ellos debe agregarse, entre muchas cosas más encantadoras, la pila de agua, frente a las escalinatas de la entrada, que esparcía burbujas de colores y servía de abrevadero a la infinidad de pájaros que moraban en contorno.

Fue construída por la familia Cordovez, de Popayán, hacia mediados del siglo pasado. En 1875 fue remodelada por su nuevo propietario don Demetrio Paredes, cuya esposa era oriunda de Coburgo (Alemania), dice A. Hettner en su libro “Viajes por los Andes Colombianos”, 1882-84, de donde se desprende que su nombre procede de esta circunstancia.

A comienzos del actual siglo era de propiedad de Luis Bonnet y finalmente del Municipio, que no supo conservar tan bella herencia.

En esta casa nació el internacionalista Carlos Uribe Cordovez en 1854 y ocurrieron importantes aconteceres de la historia política del país. De cuanto significó en su tiempo la historia guarda memoria; pero de lo que fue como joya esplendorosa de una arquitectura señorial, como sede veraniega de Presidentes, relicario de aristocráticas tradiciones y jardín florido impregnado de aromas tropicales, hoy día sólo quedan despojos lastimeros, ruina y soledad, como reflejos del desprecio que las autoridades y las gentes de nuestras poblaciones sienten por las grandezas del pasado. (Ver fotografìa Tomo I p. 408).

La Quinta “Coburgo” en la historia

La quinta "Coburgo" es un soberbio palacio alemán transportado casi en su totalidad desde Europa hasta Fusagasugá. Hoy es considerado una de las reliquias que constituyen el patrimonio histórico y cultural de los fusagasugueños. Veamos esta pequeña reseña:

1.850 – 1.860 Se llamaba “El Casino”. Fue construída por la familia Uribe Cordovez, oriunda de Popayán. Allí nacieron Carlos y Alvaro Uribe.
En 1.875 compró ésta propiedad Don Demetrio Paredes, casado con la alemana Antonia Goelkel, quienes remodelaron su estructura original.
1.883 Aquí fueron redactados los borradores de la Constitución Nacional de 1.886..
A comienzos del siglo XX compraron esta propiedad Don Luis Bonnet y su esposa Tonny.
Hacia 1.905 “Coburgo” se constituyó en la casa de descanso del Presidente General Rafael Reyes.
Desde aquí ordenó la iniciación de los trabajos de construcción de la carretera Sibaté-San Miguel-La Aguadita-Fusagasugá, por parte del Batallón Bomboná al mando del capitán Mercado. Las conspiraciones contra el gobierno del General Reyes hicieron que éste suspendiera los trabajos.
1.905 Se expiden en “Coburgo”, Fusagasugá los siguientes decretos:
  • 1101 de Sep.19: Por el cual se reglamenta la administración de los Lazaretos.
  • 1147 de Oct. 3: Por el cual se fija la competencia de la Policía Judicial para el conocimiento de los delitos penales.
  • 1165 de Oct. 3: Por el cual se regenta el Ejército de la profesión de abogado.
  • 1191 de Oct.10: Por el cual se crean Notarías y Circuitos Notariales en todo el país.
  • 1247 de Oct. 21: Reglamentario de la Ley 12 por el cual se crean y reglamentan los Lazaretos.
Los magnolios y Azaléas existentes en el jardín simétrico exterior de Coburgo fueron plantados por el poeta José Asunción Silva, quién los trajo de la hacienda “La Palma” donde existe un magnolio plantado por el jesuita Don José Celestino Bruno Bossio Mutis, Director de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada en septiembre de 1.789.
En 1929 fue proclamada en Coburgo la candidatura de Enrique Alfredo Olaya Herrera para la Presidencia de la República para el período 1.930-l.934.
Hoy la Quinta “Coburgo” Se proclama como un monumento nacional.

El antiguo terreno que circundaba la casa dio albergue a las construcciones del Parque Coburgo en donde hoy está el Coliseo Carlos Lleras Restrepo, la Escuela General Santander, el parque Bonnet y la Concha Acústica Emilio Sierra, además de un sinnúmero de barrios y urbanizaciones.

Fue declarada monumento nacional por Decreto 602 26-III de 1996. Fue erigida a mediados del siglo XIX y su construcción fue ordenada por la familia Cordovés oriunda de Popayán, en 1.975 fue vendida a don Demetrio Paredes. Era la más preciosa por su arquitectura de estilo francés del 900 combinada con interiores solariegos a lo colonial. La casona ha tenido varios usos luego de haber sido donada a mediados del siglo XX, allí funcionaron las oficinas de la policía, la Casa de la Cultura, actualmente opera la UMATA.

La Sucursal del Presidente

Entre pasto y maleza que cubren los techos en yeso y puertas, pisos y ventanas en madera aún quedan encerrados algunos recuerdos de lo que en una época, tal vez hace más de 50 años, fue la Quinta de Coburgo de Fusagasugá.

Por allí pasó parte de la historia de Colombia. Presidentes de la República, embajadores y hasta candidatos que proclamaron sus aspiraciones desde sus balcones, como la de Enrique Olaya Herrera, en 1929 para ejercer su período entre 1930 y 1934.

La casa tiene tres pisos y más de 1.600 metros de construcción.

Es considerada por los historiadores como un palacio alemán trasladado a Colombia.

Su arquitectura de estilo francés combinada con interiores de la época colonial albergó a principios de siglo a personalidades como Rafael Reyes.

La Quinta de Coburgo, bautizada así, en honor a la esposa de su segundo dueño, Demetrio Paredes, que era oriunda de Coburgo (Alemania), tuvo varios propietarios y otros nombres.

Entre 1850 y 1860, fue construida por la familia Uribe Cordovez, oriundos de Popayán y fue bautizada con el nombre de El Casino .

A principios de este siglo, luego de haber pasado por las manos del señor Paredes, pasó a ser propiedad de Luis Bonnet, y finalmente del municipio, que según el historiador Roberto Velandia, no supo conservar y la dejó abandonar.

En 1905 y por espacio de un año gobernó desde Coburgo el presidente Rafael Reyes.

Desde allí se expidieron varios decretos, entre ellos, el 1101 de septiembre 19 ese año por el cual se reglamentó la administración de los Lazaretos; el 1147 de octubre 3, que decretaba la competencia de la Policía Judicial para el reconocimiento de los delitos penales, y el 1191 de octubre, mediante el cual se crearon las notarías en todo el país.

Así, de la quinta de Coburgo y sus importantes aconteceres en la historia política del país, por lo menos quedan los recuerdos plasmados en uno que otro libro, pero de su arquitectura colonial, sus jardines florecidos; que en su mayoría fueron plantados por don José Asunción Silva, hoy en día solamente quedan despojo, ruina y soledad.

Basta con mirar su piscina, tallada en piedra, que en su época, era la mejor y única de la región. Hoy, es solamente una alberca de agua empozada de olor fétido.

Algunas administraciones como la de Roberto Gracia Cárdenas trataron de salvarla para que se declarara monumento histórico, pero como dice el historiador Guzmán, todo se quedó en buenas intenciones. Nadie se ha preocupado por Coburgo y aquí hasta los espíritus se aburrieron y se fueron , dice.

Fuente: Diario El Tiempo. 20-03-1999.

Tierra Grata Fusagsugá
Papel Periódico Ilustrado - No. 16, abril 1 de 1885

Comentarios (1)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga