PDF Imprimir E-mail
Escrito por El Fiscal Amigo   
Domingo, 11 de Julio de 2010 19:25

Interesado en saber por qué cada día llega más gente a vivir en Fusagasugá, me di a la tarea de preguntar a todas las personas que me encontraba: ¿Por qué usted vive acá?, muchos dijeron que era debido a la gente, a razones económicas, y a los hermosos jardines, a los balnearios; algunos argumentaron que dada la cercanía a Bogotá, y no falto quien manifestara, no sin razón, que era debido a las hermosas mujeres.

Pese a las centradas respuestas de la gente, algo me faltaba, flotaba en el aire una burbuja metálica de vacío inexplicable; era como si un ángel me gritara que todas esas razones eran válidas, pero que faltaba una, la verdadera… que siguiera cuestionando.

Atendiendo esa lectura trascendente, interrogué a tantas personas como pude y cada vez que se me daba una nueva respuesta, miraba hacia el cielo en busca de una venia de aprobación del ser de luz que no llegaba.

La cantidad amotinada de razones recibidas, no me permitía pensar con claridad, me dispuse a desistir de la idea; en ese momento entró a mi oficina una señora de 80 años con su cabeza envuelta en nieve y hablamos por un rato; ella comento las razones para acudir a la Fiscalía Amiga, se le brindó el servicio público de administración de Justicia y cuando ya me aprestaba a despedirme de ella, le pregunté: ¿Señora disculpe, por qué vive usted acá en Fusagasugá?. Ella sonrió profundamente y como si se tratara de algo obvio, me respondió alejándose:

“Por el clima Doctor, por el clima, es que el clima de la región, ES UNA BENDICION DEL CIELO!”. Miré a lo alto: el ser alado aprobó con su rubia cabeza y en un destello se sumergió en el cielo.

Suma opinión - 2006

Comentarios (2)Add Comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
Follow us on Twitter

www.yoursite.com
Fusagasuga